Logo Sobreruedas
Buscador
Foros SBR

Foros Comparte información con gente con tus mismas aficiones. entrar a los foros »

Feeds RSS

Feeds RSS Entérate de lo que pasa en Sobreruedas sin entrar a la web. ver más »

Enlázanos

Callejero SBR ¿Quieres ayudar a Sobreruedas? ver más »

Callejero SBR

Callejero SBR Observa desde el aire cual- quier parte del mundo. entrar »

Lo Último

Artículos » Artículos Prototipos »  

Rinspeed Splash

Como nos tiene acostumbrado el diseñador suizo Rinspeed, este año coincidiendo con la 74ª edición del Salón de Ginebra, nos presenta su extravagante vehículo anfibio Splash. Este prototipo sirve, a la vez, para conmemorar su décima creación.

Debajo de una carrocería de fibra de carbono, de fabricación similar a la de los F1, se esconde algo más que un ágil automóvil deportivo. Con sólo apretar un botón, el Splash se transforma en un coche no sólo apto para ir por el agua, sino que literalmente puede “volar” por encima de ella. Todo ello gracias a un sistema hidráulico con circuitos de alta presión controlado electrónicamente y asistido por un sofisticado conjunto de sensores.

La transformación se inicia cuando se levanta la parte inferior trasera de la carrocería, a modo de faldón, que deja al descubierto parte del propulsor marino junto con su hélice de tres palas. Éstos yacen en posición horizontal, pudiéndose regular su ángulo de incidencia en el agua.

Una unidad de transferencia diseñada al efecto se encarga de transmitir la potencia a las ruedas posteriores, a la hélice o a ambos según el conductor lo crea necesario.

A partir de una profundidad de 1,10 m aproximadamente, el motor marino puede desplegarse verticalmente, en toda su longitud, transfiriéndose automáticamente al volante las funciones de timón.

Cuando el agua alcanza un mínimo de 1,30 m de profundidad, el conductor puede activar un complejo sistema de plataformas integradas en la carrocería, convirtiéndolo en una especie de catamarán.

El enorme alerón posterior y las dos planchas laterales a izquierda y derecha del cuerpo del Splash, pueden rotar 180 y 90 grados respectivamente para constituir las superficies de sustentación del vehículo.

El ángulo de ataque de cada uno de estos elementos “hidrodinámicos” se puede ajustar individualmente según lo requieran las circunstancias.

Ya a velocidades bajas, el Splash comienza a planear por encima del agua hasta alcanzar la suspensión total a partir de los 30 Km/h. Es entonces, cuando este inusual vehículo se comporta como una hidroala, permitiéndole llegar, en aguas tranquilas, a una velocidad máxima aproximada de 80 Km/h (45 nudos) a 60 cm de altura respecto a la superficie del agua.

Obviamente, también se puede comportar como un automóvil anfibio convencional con los elementos “hidrodinámicos” replegados. Con esta configuración, el Splash alcanza los 50 Km/h (28 nudos aprox.) lo que permite utilizarlo para la práctica de deportes náuticos, como el esquí acuático.

El cuerpo del Splash está fabricado a prueba de agua y va provisto de cámaras de flotación adicionales. En caso de que entrara agua en su interior, también dispone de bombas extractoras. Además, catorce fuelles de goma protegen y garantizan la estanqueidad y la libertad de movimientos del tren motor, la dirección y las suspensiones.

La planta motriz del Splash la constituye un motor bicilíndrico Weber de 750 cc, con 4 válvulas por cilindro, turbo comprimido, similar al que montan las embarcaciones y los trineos a motor de la marca Polaris. Ahora bien, la novedad más interesante reside, como en anteriores realizaciones de Rinspeed, en el empleo del gas natural como combustible.

Evidentemente, las ventajas ecológicas de este motor están fuera de toda duda y no representan una pérdida significativa en las prestaciones del Splash. Este propulsor proporciona una potencia máxima de 140 CV a 7000 rpm con un par de 150 Nm a apenas 3500 rpm. Las prestaciones en asfalto del Splash no son nada despreciables puesto que sus 825 Kg de peso pueden alcanzar los 200 Km/h de velocidad máxima con una aceleración de 0 a 100 Km/h en 5,9 segundos.

En el apartado de suspensiones, los amortiguadores van montados interiormente, “in-board”, y son ajustables en dureza y recorrido.

El interior del Splash ha sido diseñado pensando en sus cualidades marítimas. Se ha recurrido al uso de plásticos ligeros y a prueba de agua para recubrir su chasis tubular. Los asientos ergonómicamente moldeados también son de material plástico. Otros aditamentos deportivos son el pequeño volante y el numeroso grupo de interruptores y pulsadores cromados que confieren al habitáculo un aire de cabina de aeroplano.

Otros detalles dignos de mencionar son: los faros delanteros bi-xenón cromados y las luces LED posteriores, el escape deportivo en acero inoxidable rematado por una doble salida cromada que aporta a la parte posterior del Splash una imagen única y dinámica.

Autor: 

 
 

Ver lo nuevo en: en  

 

2002-2018 · Sobreruedas | Aviso Legal